Saltar al contenido

Oraciones de sanidad

Oraciones-de-sanidad

Estas oraciones de sanidad sirve para la curación de todo nuestro cuerpo y de lo mas importante de nuesta vida la Salud.

Dado que las palabras de Dios son vida para nosotros y curación para todo nuestro cuerpo (Proverbios 4:22), la siguiente oración está llena de la Palabra y de lo que Dios dice sobre tu salud y curación.

Al hacer esta oración con tu confesión de fe y repetirla una y otra vez en voz alta, te ayudará a formar una imagen interior de la salud en tu corazón. Te mantendrás firme en el hecho de que eres una nueva creación en Cristo Jesús, y activarás la fe que hay en tu corazón (Romanos 10:17).

Recuerda que a Dios le importa que su palabra se cumpla (Jeremías 1:12). Él hace lo que dice en su palabra, y ésta no vuelve a Él vacía (Isaías 55:11). Por lo tanto, tan pronto como sus palabras – apoyadas por la fe – se unan a las palabras de Dios, ¡verán la curación que ha aparecido en su vida!

Padre, voy audazmente a tu trono para recibir la gracia para el alivio oportuno. Creo en tu palabra y me aferro a tus promesas de curación. Según Isaías 53:5 y 1 Pedro 2:24, resisto a la enfermedad y a la dolencia. Declaro con mi boca y creo con mi corazón que estoy curado de todas las enfermedades y dolencias.

Tu Palabra dice que Jesús soportó todas mis enfermedades y aflicciones, y que también soportó mis penas, así que ahora estoy curado. Sé y declaro que Jesús es mi sanador. Te alabo por darme todo lo que necesito para vivir en plenitud.

Gracias por llenarme de una larga vida. Padre, te agradezco que no tengas respeto por la gente. Lo que haces por mí, lo harás por todos aquellos que te pidan y que crean en ti con fe.

Satanás, te haré saber en el nombre de Jesús que no tienes poder sobre mí. De acuerdo con Mateo 18:18, te ato, y no hay nada que puedas hacer contra mí. Mi vida está escondida en Cristo. Eres incapaz de poner una parte de la maldición sobre mí. Tomaré mi lugar como redimido de la maldición. ¡Por eso debes huir, ahora! Tomo mi lugar en Dios y me resisto a ti.

Ahora, Padre, te alabo. Te adoro. Confieso con mi boca que tu palabra no volverá a ti vacía. Te alabo por tu protección y por tu bondad en mi vida. Gracias que Satanás no puede penetrar en esta protección. Gracias por traer la curación completa a mi vida. Y Tu Palabra dice que todo lo que pido en el nombre de Jesús se hará por mí. Así que declaro que la curación me pertenece y es completa. Amén.

Te puede interesar las oraciones por los enfermos

Oración para sanidad de enfermos

Padre, estoy curado por las heridas de Jesús. Él me quitó mis aflicciones; llevó mi dolor. Creo que es la voluntad de Dios que yo sea curado.

Cuando los enfermos se acercaron a tu Hijo Jesús en la tierra, él echó fuera los espíritus por la palabra y sanó a todos los enfermos. Por tu gran fidelidad a tus hijos, pongo en ti mi confianza, y si fueran curados, nos curarías en el presente.

Cuando las multitudes de enfermos y los que sufren se acercaron a mi Hijo, él puso sus manos sobre cada uno de ellos y los sanó.

Cuando una mujer de dieciocho años, que sufría de un espíritu de enfermedad, se acercó a Él y no pudo sentarse, la llamó, le impuso las manos y se puso de pie inmediatamente.

Cuando mi siervo Pablo vio que el padre de uno de sus seguidores estaba enfermo, rezó, le impuso las manos y lo sanó. Mi poder de curación está disponible para mi pueblo a través de la imposición de manos. Creed en mi capacidad de curar a mi pueblo mediante la imposición de manos.

Consuélame en mi sufrimiento

Amado Dios, te ruego que me consueles en mi sufrimiento, que entregues mi habilidad a las manos de mis curanderos y que bendigas los medios utilizados para curarme. Dame tal confianza en el poder de tu gracia que, incluso cuando tenga miedo, pueda confiar totalmente en ti a través de nuestro Salvador Jesucristo. Amén.

Paciencia en la enfermedad.

Señor Jesucristo, santificaste el dolor de la tierra con tu paciencia y nos diste un ejemplo de obediencia a la voluntad de tu Padre. Permanece a mi lado en los momentos de mi debilidad y dolor; apóyame con tu gracia para que mi fuerza y coraje no fallen; sáname según tu voluntad; y ayúdame siempre a creer que lo que me sucede aquí es de poca importancia si me mantienes en la vida eterna, mi Señor y mi Dios. Amén a eso.

Ojos de misericordia.

Dios, mírame con los ojos de la misericordia. Que tu mano sanadora descanse sobre mí, que tus poderes vivificantes fluyan en cada célula de mi cuerpo y en las profundidades de mi alma, purificando, purificando, restaurándome a la plenitud y el poder de servir en tu reino. Amén.

Una mente tranquila, un corazón que espera.

Jesús misericordioso, tú eres mi guía, la alegría de mi corazón, el autor de mi esperanza y el objeto de mi amor. Vengo en busca de refresco y paz.

Muéstrame tu misericordia, líbrame de mis temores y preocupaciones, dame una mente tranquila y un corazón que me espere, para que, estando seguro de tu presencia, aprenda a permanecer en ti, que eres mi Señor y mi Dios. Amén.

La curación de un corazón roto
Señor, por favor, cura mi corazón roto. Lléname de paz y alegría que sé que sólo puede venir de Ti en estos tiempos difíciles. Ven a mi lado durante mi viaje para sanar y recuperarme, que sé que sólo es posible a través de tu poder. En el nombre de Jesús, amén.

Versiculos de sanidad

Dios le da a sus hijos salud espiritual y física.

Gloria al Señor, alma mía; que todos mis seres glorifiquen su santo nombre. Alaba al Señor, alma mía, y no olvides todas sus bendiciones. Él perdona todos tus pecados y cura todas tus enfermedades. (Salmo 103:1-3)

Dios escucha nuestros gritos.

En la angustia gritaron a su Señor, y Él los salvó del sufrimiento. Él envió su palabra para sanarlos, y así los salvó de la tumba. (Salmo 107:19-20)

La Palabra de Dios da vida.

Hijo mío, escucha mi consejo; escucha atentamente lo que te digo. No pierdas de vista mis palabras, guárdalas en el fondo de tu corazón. Dan vida a los que las encuentran; son la salud del cuerpo. (Proverbios 4:20-22)

El trabajo de Jesús en la cruz

Fue traspasado por nuestras transgresiones y herido por nuestras iniquidades; en él estaba el castigo, el precio de nuestra paz, y en sus heridas fuimos sanados. (Isaías 53:5)

El poder de los discípulos para sanar

Dondequiera que vayas, predica este mensaje: “El reino de los cielos está cerca”. Cura a los enfermos, resucita a los muertos, limpia a los leprosos de enfermedades y expulsa a los demonios. Da lo que tienes gratis, dalo gratis.
(Mateo 10:7-8)

Imágenes de oraciones de sanidad

oracion-de-sanidad

Oración de sanación, sanidad y liberación