Saltar al contenido

ORACION DE SANACIÓN POR LA FAMILIA

ORACION DE SANACIÓN POR LA FAMILIA Cuando un miembro de la familia tiene dolor físico, lo mejor que puedes hacer por ellos es orar y buscar la ayuda del Señor. Estas grandes oraciones de recuperación para la sanación familiar traerán consuelo y aliento para su recuperación completa.

¡Señor Jesús! Hoy venimos a Ti, en nombre de cada una de las personas de nuestra familia. Tú, en tus designios de amor por cada uno de nosotros, nos has colocado en ella y nos has vinculado a cada una de las personas que la componen. En primer lugar, te queremos dar gracias de todo corazón por cada uno de los miembros de mi familia, por todo el amor que he recibido tuyo a través de el/os y te queremos alabar y glorificar porque nos has colocado en ella.

A través de la familia y en la familia, tú nos has dado la vida y has querido para nosotros que formemos un núcleo de amor.

Hoy, Señor, queremos que Tú pases con tu sanación por cada uno de nosotros y realices tu obra de amor en cada uno de nosotros. Y antes de nada, Señor, queremos pedirte perdón por todas las faltas de amor que hayamos tenido en casa, por todas nuestras indelicadezas, por todas nuestras faltas de comprensión, por no ser a veces cauces de tu amor para ellos.

En primer lugar, Jesús, te pedimos que entres en el corazón de cada uno y toques aquellas experiencias de nuestra vida que necesiten ser sanadas.

Tú nos conoces mucho mejor que nosotros mismos; por lo tanto, llena con tu amor todos los rincones de nuestro corazón. Donde quiera que encuentres – el niño herido -, tócalo, consuélalo y pónlo en libertad.

Vuelve a recorrer nuestra vida, la vida de cada uno de nosotros, desde el principio, desde el mismo momento de nuestra concepción. Purifica las líneas hereditarias y líbranos de aquellas cosas que puedan haber ejercido una influencia negativa en aquel momento. Bendícenos mientras íbamos fomándonos en el vientre de nuestra madre y quita todas las trabas que puedan haber dificultado, durante los meses de gestación, nuestro desarrollo en plenitud.

Danos un profundo deseo de querer nacer y sana cualquier trauma tanto físico como emocional que pudiera habernos dañado durante nuestro nacimiento. ¡Gracias, Señor!, por estar ahí presente para recibimos a cada uno de nosotros en tus brazos en el momento mismo de nuestro nacimiento, para darnos la bienvenida a la tierra y asegurarnos que Tú nunca nos faltarías ni nos abandonarías.

Jesús, te pedimos que rodees nuestra infancia con tu luz y que toques aquellos recuerdos que nos impiden ser libres. Si lo que más necesitamos cada uno fue más cariño maternal, mándanos a tu Madre, la Virgen María, para que nos dé lo que nos falta. Pídele que nos abrace a cada uno, que nos arrulle a cada uno, que nos cuente cuentos y llene el vacío que necesita el calor y el consuelo que sólo una madre puede dar.

Quizá “el niño interior” siente la falta del amor del padre. Señor Jesús, déjanos gritar con libertad, con todo nuestro ser: “¡Abba!, ¡papá! ¡Papaito!. Si necesitábamos alguno de nosotros más cariño paternal y la seguridad de que nos deseaban, y nos amaban de verdad, te pedimos que nos levantes y nos hagas sentir la fuerza de tus brazos protectores. Renueva nuestra confianza y danos el valor que necesitamos para hacer frente a las adversidades de la vida, porque sabemos, Padre nuestro, que tu amor nos levantará y nos ayudará si tropezamos y caemos.

Recorre nuestra vida, Señor, y consuélanos cuando otros nos trataban mal. Sana las heridas de los encuentros que nos dejaron asustado, que nos hicieron entrar en nosotros mismos y levantar barreras de defensa ante la gente. Si alguno de nosotros se ha sentido solo, abandonado y rechazado por la humanidad, concédenos por medio de tu amor que lo sana todo, un nuevo sentido del valor de cada uno como persona.

¡Oh Jesús, nos presentamos en este día ante ti, toda la familia y te pedimos que sanes nuestras relaciones, que sean unas relaciones llenas de cariño, de comprensión y de ternura y que nuestra familia se parezca a la tuya. Te pedimos, por intercesión de tu Madre, la Reina de la Paz, que nuestros hogares sean lugares de paz, de armonía y donde realmente experimentemos tu presencia.

¡Gracias, Señor!

ORACION DE SANACIÓN POR LA FAMILIA

 

Oración #1

Señor, hoy me presento ante ti con necesidad de tu mano sanadora. En ti todo es posible. Sostén mi corazón dentro del tuyo, y renueva mi mente, cuerpo y alma.

Estoy perdido, pero vengo a ti con gracia.

Tú nos diste la vida, y también nos das el don de la alegría infinita. Dame la fuerza para seguir adelante en el camino que me has trazado. Guíame hacia una mejor salud, y dame la sabiduría para identificar a aquellos que has colocado a mi alrededor para ayudarme a mejorar.

En tu nombre, te lo ruego, Amén.

Oración #2

Piensa, oh Dios, en nuestro amigo que está enfermo, a quien ahora encomendamos a tu consideración compasiva.

Consuélalo en su lecho de enfermo, y alivia su sufrimiento. Rogamos por la liberación, y afirmamos que ninguna sanación es demasiado difícil para el Señor, si es su voluntad.

Por lo tanto, te pedimos que bendigas a nuestro amigo con tu amoroso cuidado, renuevas sus fuerzas y sanes lo que lo aflige en tu amoroso nombre.

Gracias, Señor.

Las mejores Oraciones de sanacion

Oración #3

Espíritu Santo, por favor libera Tu sanidad, Tu amor, y el ministerio de reconciliación en mi familia. Por favor, llénanos del amor de Dios, del deseo de pureza y de la plenitud de tu Espíritu Santo. Sanar los corazones, las mentes y el sistema de creencias de cada uno de los miembros de mi familia. Deja que Tu verdad reemplace las mentiras del enemigo. Danos la revelación para que el enemigo sea derrotado completamente. Pido que el poder de la vida de resurrección nos sea dado a mí y a los miembros de mi familia para traer sanidad y restauración total. Que el respeto, el honor, la lealtad y el amor sean restaurados. Sanar nuestras emociones, nuestros recuerdos, nuestra imagen de nosotros mismos, nuestra fe y nuestra confianza. En cada área donde ha habido una brecha, que sea sanada y sanada, llena del amor y del Espíritu de Dios, en el nombre de Jesús, amén.

Oración #4

Señor, Tu escritura dice que tú sanas todas las enfermedades y que todo aquel que cree en Ti no perecerá sino que tendrá una vida eterna. Fortaléceme, Señor, en este tiempo de enfermedad. Sosténgalo mientras yace enfermo en su lecho. Cuando estuviste en la Tierra, hiciste todo bien y sanaste toda clase de enfermedades.

Tú sanaste a los que tenían enfermedades. Tú moriste y resucitaste por nuestros pecados y para que tengamos vida eterna, Señor. Creo en mi corazón que Tú estás aquí con nosotros hoy y que con Tu santísimo poder eliminarás todas las enfermedades y males que vagan por la tierra. Que se haga en tu gloria, Señor.

Alabamos y glorificamos Tu nombre, Amén.

Oración #5

Padre misericordioso y amoroso, quiero agradecerte por todas las bendiciones que me has dado a mí, a mi familia, a mis amigos y a todos aquellos a quienes tengo cariño.

Gracias Señor por darme otro día para ver la belleza de tus creaciones. Tú conoces el estado de crisis en el que me encuentro ahora, Señor. Quiero volver a serte útil, Señor. En el tiempo de mi hospitalización, Tú Señor permanece como mi roca y mi ancla.

Tú eres mi faro que me da esperanza. Ruego al Señor que me sanes pronto.

En el nombre de Jesús, Amén.

Oración #6

Querido Señor, guía las manos de mi médico y dale sabiduría.

Muéstrale el camino y ayúdale a curarme.

Pongo mi fe en ti y en los profesionales médicos que me has traído.

Oración #7

Padre Todopoderoso, gracias por tu amor, gracia y misericordia. Rezo para que mis molestias se conviertan en comodidades, mis dolores en las ganancias, mi privación de más bendiciones, mis pérdidas en las ganancias, mis lágrimas en las sonrisas, mis penas en los placeres, mi enfermedad en el bienestar, mis deudas en los créditos y mis sueños en las realidades.

Como dice la Escritura: “El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los aplastados en espíritu”. Y él “cura a los quebrantados de corazón y cura sus heridas.

Confío en ti, Señor, y sólo en ti, para que me sanes con cualquier forma de escepticismo respecto a la bendición de que serás empleado en mí. Confío, Señor, en que esta agonía y sufrimiento que sólo está en mi cabeza, llegará a su fin y el positivismo brillará sobre mí mientras leo, escucho, estudio y predico la verdad en la Biblia.

Oración #8

Rodeame con Tu luz, Jesús, y penetra en lo más profundo de mi ser con esa luz. Que no queden áreas de oscuridad en mí o en los miembros de mi familia, sino que transformen todo nuestro ser con la luz sanadora de Tu amor. Ábreme completamente para recibir Tu amor, Jesús. Gracias por ser nuestro sanador familiar y mi sanador personal.

Oración #9

Padre Dios, Señor Jesús y Espíritu Santo,

Por favor, perdóname por todo lo que he hecho para dar lugar, consciente o inconscientemente, al enemigo. Mi familia y los hijos que me has dado son un regalo de Dios. Me arrepiento de haber dicho cosas negativas en mi frustración y de haber permitido que cualquier palabra maldijera a mis seres queridos. Ahora mismo rompo el poder de las palabras negativas y pido que el poder de esas palabras y cualquier recuerdo persistente asociado con esas palabras se rompa sobre cada uno de los miembros de mi familia.

Me arrepiento y renuncio a todos los espíritus sin amor, espíritus de rechazo, espíritus que encuentran faltas, espíritus inmundos, espíritus de lujuria, ira, impaciencia, inferioridad, inseguridad, miedo, brujería (control) y espíritus de rebelión. Rompo la asignación del enemigo y ato a estos espíritus en el nombre de Jesucristo. Les prohíbo que operen en mi contra o en contra de cualquiera de los miembros de mi familia. Me apropio de la victoria de tu cruz y les digo a estos espíritus que obedezcan la voz de tu siervo. “Me someto al Señor Jesucristo y te resisto, Satanás. ¡Déjenme a mí y a mi familia de una vez en el nombre de Jesús!”

Oración #10

Querido Señor, es mi voluntad entregarte todo lo que soy y todo lo que me esfuerzo por ser. Abro lo más profundo de mi corazón e invito a tu Espíritu Santo a habitar dentro de mí. Te ofrezco mi vida, corazón, mente, cuerpo, alma y espíritu. Te entrego mis problemas pasados, presentes y futuros. Te pido que te apoderes de cada aspecto de mi vida.

Te entrego todo mi dolor, pena, preocupación, duda, miedo y ansiedad, y te pido que me limpies. Yo libero todo a Tu cuidado compasivo. Por favor, háblame claramente, Señor. Abre mis oídos para escuchar Tu voz. Abre mi corazón para estar en comunión contigo más profundamente. Quiero sentir Tu amoroso abrazo. Abrir las puertas que hay que abrir y cerrar las puertas que hay que cerrar. Por favor, pon mis pies en el camino recto y estrecho que conduce a la vida eterna. Amén.

Oración #11

Querido Señor, hoy me presento ante ti en necesidad de Tu mano sanadora. En Ti todo es posible. Sostén mi corazón dentro del tuyo, y renueva mi mente, cuerpo y alma. Estoy perdido, pero vengo a Ti con gracia. Tú nos diste la vida, y también nos das el don de la alegría infinita. Dame la fuerza para seguir adelante en el camino que me has trazado. Guíame hacia una mejor salud y dame la sabiduría para identificar a aquellos que has colocado a mi alrededor para ayudarme a mejorar. Amén.

Saber cuándo luchar por su familia le ayudará a enfocar su energía y sus esfuerzos cuando más se necesitan.

SUSCRIBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

También te puede interesar: Oración mas poderosa del mundo